Vehículos eléctricos para las operaciones sostenibles de CRYOPDP en el Reino Unido

Comprometida con la responsabilidad corporativa y la sostenibilidad, CRYOPDP contribuye activamente a la consecución del Objetivo de Desarrollo Sostenible 7: Energía asequible y limpia. Un paso fundamental en este camino es la transición gradual de nuestra flota logística a vehículos eléctricos. Con la puesta en marcha de esta iniciativa en octubre de 2022 en nuestra oficina de Feltham (Reino Unido), avanzamos con paso firme hacia un futuro sostenible y respetuoso con el medio ambiente, con el posterior despliegue de una segunda para febrero de 2023. La iniciativa que subyace a este paso transformador surge de una asociación estratégica con los servicios de operaciones de transporte del Grupo Dawson, que nos permite integrar a la perfección vehículos eléctricos energéticamente eficientes en nuestro paisaje operativo.

El alcance de la transición abarca un aspecto crucial de nuestra logística, haciendo hincapié en la ruta fundamental de traslado al aeropuerto que conecta la oficina de CRYOPDP en Feltham con las vibrantes calles de Londres.

Este corredor de transporte vital facilita más de 20 viajes diarios, abarcando una distancia considerable de 210 km (130,5 millas). Al sustituir nuestra antigua flota de motores diésel por vehículos eléctricos en esta transitada ruta, nuestro objetivo es mejorar la eficiencia energética y reducir significativamente nuestra huella de carbono global. Este enfoque integral subraya nuestra dedicación a defender y adoptar activamente prácticas sostenibles, en consonancia con los objetivos más amplios de nuestra estrategia de sostenibilidad. A través de estos esfuerzos concertados, CRYOPDP pretende ser un ejemplo de ciudadanía corporativa responsable al tiempo que da pasos tangibles hacia un futuro más sostenible.

La integración de los vehículos eléctricos (VE) en la logística de las ciencias de la vida presenta innumerables ventajas:

1. Impacto medioambiental:

Reducción de las emisiones de carbono: Los VE producen emisiones más bajas o nulas en comparación con los vehículos tradicionales propulsados por combustible, lo que contribuye a una reducción significativa de la huella de carbono asociada a las operaciones logísticas de las ciencias de la vida.

2. Menores costes de explotación:

Los vehículos eléctricos suelen tener menores costes de mantenimiento y funcionamiento debido al menor número de piezas móviles y a la menor frecuencia de mantenimiento, lo que se traduce en un ahorro potencial de costes para las empresas de ciencias de la vida a lo largo de la vida útil del vehículo.

3. Cumplimiento de la normativa:

A medida que los gobiernos de todo el mundo aplican normas de emisiones más estrictas, el uso de vehículos eléctricos ayuda a las empresas de logística de ciencias de la vida a cumplir estas normativas, evitando posibles multas y sanciones asociadas a los vehículos tradicionales con motor de combustión.

4. Eficiencia energética:

Los VE convierten un mayor porcentaje de la energía eléctrica de la red en potencia en las ruedas, lo que los hace más eficientes energéticamente que los vehículos con motor de combustión interna. Esta eficiencia puede contribuir a un consumo de energía más sostenible y responsable para la logística de las ciencias de la vida.

5. Incentivos gubernamentales:

Muchos gobiernos ofrecen incentivos financieros, créditos fiscales o subvenciones para fomentar la adopción de vehículos eléctricos. Las empresas de logística de ciencias de la vida pueden aprovechar estos incentivos, mejorando aún más la viabilidad económica de la transición a los VE.

6. Reducción del ruido:

Los VE funcionan de forma más silenciosa que los vehículos tradicionales, lo que puede resultar ventajoso en zonas urbanas o residenciales. Esta reducción de la contaminación acústica es especialmente relevante para las operaciones logísticas de las ciencias de la vida en lugares donde es crucial minimizar las molestias.

7. A prueba de futuro:

La incorporación de vehículos eléctricos a las operaciones logísticas de las ciencias de la vida no es sólo una elección responsable desde el punto de vista medioambiental, sino también una decisión estratégica que puede repercutir positivamente en la eficiencia operativa, los costes y la reputación corporativa general a largo plazo como empresa responsable.